Nuestra comunidad puede unir influencias individuales para crear un cambio positivo en el mundo.
Para que algo bueno pase en el mundo hay que empezar porque un pequeño grupo de gente hable de ello.

Seria interesante que la administración municipal a solicitud de los fusagasugueños, comprara varias hectáreas de tierra en la cuenca del rió Chocho, entre el sector del Bosque y Chinauta, para planificar y desarrollar allí un “Campus Universitario” (Campestre) en un maravilloso entorno por su clima y paisaje, ofreciendo facilidades a las universidades que se quieran vincular, fortaleciendo el concepto de Ciudad Educativa.
Seriamos un foco de desarrollo cultural, social y económico para el centro del país

Ante el incremento del desempleo y del bajo ingreso, debemos dejar a un lado la polarización política y concentrarnos en la búsqueda de solución de las prioridades locales.

Hay urgente necesidad de contrarrestar el notorio deterioro de la economía local. Se requiere reinventar nuestra ciudad, vinculándola realmente como eje de desarrollo regional del sur de Cundinamarca, a través de una política socio-económica, entendida como política de inversión para el desarrollo social, dirigida a potenciar las capacidades del conjunto de comunidades locales integrándolas al sistema económico, fortaleciendo sus recursos productivos y la sinergia que puede brindar el desarrollo participativo.

Para contrarrestar la ineficiencia de la política social neoliberal causante de la exclusión, se requiere recursos crecientes del Estado y de la sociedad, ir más allá del asistencialismo, del paternalismo como “familias en acción”, que apenas alivia la pobreza, pero que acelera la caída de parte importante de los sectores hacia formas degradadas de la vida social, dependiendo cada vez más de la ayuda del Estado, consolidando así la pérdida irreversible del principal recurso que distingue a una sociedad moderna, la capacidad creativa y la voluntad de iniciativa de una población para superarse, requiere la posibilidad de rebalancear el poder económico, generando poder de mercado y financiamiento, y de cambio cultural en el comportamiento económico de las mayorías sociales, que moderen o regulen los mecanismos que hoy tienden a subsumir toda actividad local o regional (financiera o real, minorista local o provincial, productiva o de servicios, material o cultural) a la economía del capital.

Mediante una reestructuración de la economía del trabajo, tal como lo está experimentando la economía del capital, es posible desarrollar desde los municipios vecinos redes articuladoras urbano-rurales. Un subsistema más orgánico de economía popular dirigida a la satisfacción de las necesidades de las mayorías, capaz de adquirir una dinámica parcialmente autosustentada a nivel local-regional, coexistiendo, compitiendo y articulándose como sustrato de las PYMES, como municipio y provincia oferente de productos y recursos humanos atractivos para el capital, como proveedor, como contribuyente con la economía empresarial capitalista y la economía pública, elementos estos, desde donde iniciamos la idea de organizar el mercadeo provincial a través de una Central de Acopio, que luego evolucionamos hacia Centro Logístico, para finalmente plasmarla en el proyecto Centro Agrotecnológico de exposiciones y Comercialización del Sumapaz, Quebrajacho, tomando el componente de transferencia de tecnología como eje central.

Es necesario advertir que la constitución de un subsistema de economía popular tiene importantes dimensiones culturales, que trascienden ampliamente los límites estrechos de la política local y aun de la economía en el sentido que le da la mayoría a esa disciplina; un paradigma de desarrollo popular integral que contribuya con su accionar a cuestionar la noción asumida en el sentido común de que la economía es un mecanismo inentendible por la masa, sólo comprendido por los gurús de esa profesión, que no podría sustentarse solamente con acciones voluntarias de un administrador de turno, sino en el desarrollo de la conciencia colectiva, por lo que se requiere la reestructuración de los sistemas de educación, quizás con la conformación de un bachillerato politécnico centrado en la “estructuración del mercadeo agropecuario regional”, como elemento determinante en la organización de la cadena productiva, de allí partiría la planificación de cultivos, la sustentación de precios, la racionalización de la intermediación del mercadeo, y fundamentalmente la cooperación competitiva y difusión de la innovación entre otros, que son necesarios para resistir a la exclusión y por la absorción en una globalización justa y humanista.

Esto supone fuerzas políticas y gobernantes que estén dispuestos a ir más allá del cortoplacismo clientelista, propugnando la instalación en el imaginario social de un proyecto regional.
Aún en las condiciones actuales de restricción de recursos, la eficacia y eficiencia en la utilización de los mismos depende al igual que otras condiciones, de la articulación entre redes (léase UMATAS reestructuradas) y la sinergia en el uso de recursos propios y externos de la economía popular, superando la actual fragmentación y dispersión de la política comercial del sector primario.

Para una política eficiente de superación de la pobreza de manera económicamente sustentable, debemos incorporar como sujetos a las nuevas generaciones a través del aprovechamiento de la Ley 1286 de 2009, con un Centro de Investigación de Desarrollo Regional y un Colegio Politécnico en Mercados, el primer paso sería activar el Centro Agrotecnológico de Quebrajacho, con un centro de investigación para el Desarrollo de la Comercialización adscrito a la Universidad de Cundinamarca -UDEC-, que sirva de secretaria técnica para una Red Inteligente de Mercados; un ejemplo de este tipo de Red para el Sumapaz es fortalecer un producto competitivo globalmente, como ejemplo las -frutas de piso térmico frió- dentro de un programa -alimentos para la exportación-.
Esperamos sus comentarios…  en facebook o en el correo:  wevf@hotmail.com

William Vásquez Franco

P.A.D.R.

El siguiente memorial me llego ayer para firma, con el que estamos completamente de acuerdo.

CARTA ABIERTA AL SEÑOR ALCALDE Y AL CONCEJO MUNICIPAL DE FUSAGASUGÁ
Referencia: Licencias de construcción

La Asociación de Arquitectos e Ingenieros de Fusagasugá y la región del Sumapaz, y en general el gremio de la construcción informamos a la comunidad, que la principal fuente económica del municipio: LA CONSTRUCCIÓN, atraviesa por una de las peores crisis debido al estancamiento en el proceso de expedición de licencias de construcción por parte de la Oficina Asesora de Planeación Municipal. La lentitud a llegado al extremo que en los dos meses veinte días, transcurridos del presente año, esta dependencia no ha expedido el primer acto administrativo que licencie las solicitudes presentadas en este periodo.
La crisis en la actividad edificadora, ocasionada por esta dependencia se debe entre otras a las siguientes razones:
El temor de los funcionarios a las SANCIONES que les pueda acarrear la aplicación del MAL IMPLEMENTADO Impuesto de Delineación Urbana, Aprobado por el Concejo Municipal mediante Acuerdo 16 del 04 de diciembre de 2008 “Estatuto de Rentas”; el cual MODIFICO lo establecido legalmente en la Ley: artículo 233 del Decreto 1333 de 1986, la Ley 97 de 1913, Ley 84 de 1945.
- La falta de gestión de la Administración en la elaboración de los Planes Parciales del Centro y Manila, ocasiona que en estos sectores no se pueda edificar, lo cual está generando el deterioro acelerado de estas zonas

CONSECUENCIAS:
Ante esta radiografía de la Oficina Asesora de Planeación, encargada de proyectar el desarrollo físico, económico y social del municipio, nos corresponde a nosotros los profesionales de la arquitectura e ingeniería alertar a la comunidad para que se apropie y actuemos a favor del desarrollo de nuestra querida tierra grata.

En este momento con el incremento exagerado de tarifas, es inminente una crisis económica que traería entre otras las siguientes consecuencias:
- El Incremento exagerado por el Impuesto de “Delineación urbana”, aprobado por el Concejo Municipal mediante Acuerdo 16 de 2008 “Estatuto de Rentas”; desestimula la inversión privada de propios y foráneos en el principal renglón de la economía, generando problemas graves de delincuencia e inseguridad social
- La recesión en la construcción traería desastrosas consecuencias para las finanzas de la Administración Municipal ya que dejaría de percibir recursos importantes para la inversión social e infraestructura, ya comprometidos en el presupuesto municipal, que de no cumplirse las metas establecidas, traerían sanciones y perdida de recursos por el sistema general de participación.
- La falta de Licencias aumenta la ilegalidad de las construcciones, generando Corrupción Administrativa.
- El aumento exagerado en el impuesto de “Delineación Urbana” aprobado, en estos momentos de recesión económica mundial, profundiza más la crisis de nuestro municipio.
- La aplicación, de disposiciones, gravámenes e impuestos por fuera del Marco constitucional y de ley, puede generar demandas y sanciones posteriores a los funcionarios y legisladores que entorpecen el buen y normal funcionamiento de la administración.
Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, invitamos a toda la comunidad para que se pronuncie y desde su posición contacte, gestione y/o aporte formulas para erradicar la amenaza de crisis del principal y más importante renglón de la economía de nuestro municipio. Tenga en cuenta que esta nos afectaría a todos de forma directa e indirecta. (Ferreterías, alquiler de formaletas, almacenes de eléctricos, almacenes de cerámica, ornamentadores, carpinteros, volqueteros, maestros de construcción, transporte público, tiendas, supermercados, empleados municipales…etc.)
Cordialmente:
Nota: Al momento de firmar, antecedían más de treinta firmas.

tipos-populares-de-fusagasuga-m2Se trata de una acuarela  de Edward Mark titulada “Tipos Populares de Fusagasugá” traducido como “común de la gente de Fusagasugá”. Esta interesante impresión muestra que Mark, inició este cuadro verticalmente, luego cambió de idea y lo concluyó  horizontalmente. En la esquina inferior derecha podemos ver el comienzo del boceto de un hombre que abandono para completar la labor en la otra dirección. Acuarela pintada en Fusagasugá con siete figuras de pie, cuatro hombres y tres mujeres, todos llevan el traje tradicional del comunero de los años 1800s. Edward W. Mark nació en Málaga, España en 1817 donde su padre era jefe del Consulado Inglés. Al llegar a Bogotá en 1843, Mark sirvió durante 10 años como vice-cónsul, cónsul general, oficial y de negocios a Gran Bretaña. Sus técnicas fueron influenciados por la gran escuela de Inglés de agua colorante.

Redes Inteligentes de Mercado,

Crisis igual Oportunidad.

Ante la dificultad financiera global que se avecina, es necesario tomar mediadas adecuadas para mitigar sus efectos, la respuesta puede estar en la creciente necesidad de alimentos en el mundo, significa un plus para nuestra provincia rica en producción agropecuaria.

Esta condición puede y debe convertirse en generador de empleo, principal problema local y pilar del desarrollo, la inversión del gobierno y del sector privado debe priorizarse hacia los mercados de productos alimentarios, como principales motores de crecimiento regional y local.

Fusagasugá cuenta con recursos humano-académicos y como epicentro económico tiene la obligación de ayudar a sus municipios vecinos a -Estructurar la Comercialización Agropecuaria-; este papel facilitado por un enfoque como -ciudad educativa- prestadora de servicios, con sus instituciones universitarias, quizá también con la creación de un bachillerato politécnico enfocado al comercio internacional de alimentos, pero fundamentalmente con un -Centro de Investigación Regional- preferiblemente adscrito a la UDEC y/o abierto a otras universidades que quieran participar.

Es perentorio trabajar en la creación de este Centro de Investigación, empezando ya con la recopilación de una estadística rigurosa de nuestra producción, lo que en pocos años nos permitirá determinar necesidades reales, por ejemplo cadenas de frio, bodegas o silos, y trazar procesos generadores de empleo como la selección, el lavado, el empaque y la transformación, etc. Un ejemplo de una -Red Inteligente de Mercado- es un producto de viable comercialización internacional, como son las frutas de piso térmico frio, que se producen de Cabrera a Granada.

La Estructuración del Mercadeo facilitaría la planificación de cultivos, la sustentación de precios, etc., contrarrestaría la distorsión de precios del oligopsonio de las centrales de abasto (para el campesino es muchas veces más costoso empacar y transportar que lo que le pagan por sus productos).

El “Centro Agrotecnológico de Exposiciones y Comercialización del Sumapaz” (Quebrajacho) se creó con este propósito, el de albergar allí todas las entidades del sector rural para facilitar el encuentro del productor y consumidor, hacer investigación y transferencia de tecnología, como un sitio de “Logistica” para el mercadeo. Como formulador y gestor de este proyecto, me asalta cierta inquietud con en el cambio de nombre propuesto por la actual alcaldía, de Centro AgroTECNOLOGICO a Centro AgroINDUSTRIAL, no por el cambio de nombre propiamente sino porque el concepto primordial de Ciencia y Tecnología (ejes fundamentales del desarrollo en las economías de vanguardia) pierda importancia, dando prioridad a la transformación industrial, siendo que esto ultimo debe ser consecuencia de la investigación y no a la inversa, dar valor agregado con un modelo de base tecnológica, que apoyado en la investigación, le dé valor complementado a los productos y servicios.

Cabe anotar que es oportuno invocar la aplicación de la Ley 1286 de 2009.

correo:

fusagasuga@37.com

fusagasuga@ymail.com

Fusagasuga Ciudad Jardin de Colombia

Avenida de las Palmas

Algunos datos sobre Fusagasugá

El pueblo de indígenas data de tiempos inmemoriales, aunque algunos investigadores señalan que fue fundado por el Oídor Bernardino Albornoz entre el 5 y 13 de febrero de 1562.

En la visita del Oídor Ibarra había 759 indios y señaló el resguardo. En la visita del Oídor Aróstequi de 12 de febrero de 1760 hizo la descripción de los indios que fueron 85. El padrón dió 644 en 109 familias. Por auto del día 19 de febrero de 1760 reconoció las tierras adjudicadas por Ibarra y creó la casa hospital junto a la Iglesia y encargó al Cura Vicente de Fresneda.

En la visita de Moreno Y Escandón teniendo en cuenta el aumento del vecindario y disminución de los naturales, el 8 de enero de 1776 en la hacienda “La Puerta” profirió el Decreto de extinción de los pueblos de Fusagasugá, Pandi y Tibacuy y su agregación al de Pasca, en su lugar los vecinos fundaron pueblo de blancos el 7 de mayo de 1776 día en que se hizo su trazado, medición de salones, señalamiento de plaza y calles. La primera Iglesia la mando hacer en junio de 1658 el Cura Andrés Méndez de Valdivieso. La segunda la hizo levantar el Cura Poveda en 1707 que duró hasta 1865.

La tercera fue construida en 1865 por el Cura Antonio Martínez, de ladrillo en su mayor parte; se derrumbó el 19 de septiembre de 1908, siendo Párroco el Doctor Sabogal, la cuarta iglesia fue iniciada el 6 de junio de 1909, terminada en 1926 e inaugurada el 15 de agosto de este año por el Arzobispo Ismael Perdomo. El 16 de agosto 1786 la Parroquia de Fusagasugá se consagró a Nuestra Señora de Belén.

El Virrey Messia de la Zerda en 1771, en despacho dirigido al Alcalde de Fusagasugá, trataba sobre la construcción del camino de Santafé al Monte de Fusagasugá pasando por el sitio de Sibaté. El 8 de agosto de 1774 el Cura Francisco Escobar decía que Fusagasugá está en el camino real que va por el monte por donde siguen los vecinos de Apicalá y Melgar, en tanto que otros no pasan por la plaza sino por el Bermejal, que conduce al mismo monte de Fusagasugá.

Por Decreto de 7 de agosto de 1846 del Presidente de la República se declaró nacional el camino de Fusagasugá a las Provincias del Sur, y en tal virtud se dispuso la construcción de un puente sobre río Sumapaz en el sitio de Boquerón. En 1852 Fusagasugá fue cantón de la Provincia de Tequendama.

El 9 de febrero de 1877 se libró en la casa de la hacienda de “El Novillero”, una batalla entre las fuerzas del gobierno comandadas por el General Mogollón y las rebeldes al mando del Coronel Juan Ardila y Lucas Moreno. El primer hospital fue construido en 1893 por la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús en lote donado por don Manuel María Aya Caicedo y doña Cleofé Díaz, quienes fundaron un ancianato anexo al mismo. Por Decreto Departamental No. 290 de 20 de diciembre de 1895 Fusagasugá fue erigida capital de la Provincia de Sumapaz, creada por Decreto Nacional 489 de 7 de noviembre de dicho año, a su vez ratificada por Ley 162 de 1896.

El 22 de febrero de 1893 el doctor José Manuel Goenaga, Ministro de Obras del Presidente Miguel Antonio Caro, contrató con el Ingeniero fusagasugueño Enrique Pabón Liévano el trazado de la carretera de Sibaté a Fusagasugá y el Boquerón. La obra se inició en 1905 bajo la administración del Presidente Rafael Reyes, se suspendió el 10 de febrero de 1906 a causa del atentado de Barro Colorado, se continuó en marzo de 1913. En 1930 llegó a Fusagasugá con la contribución de la misma ciudadanía en su etapa final.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.